Le pedí a Dios un amigo…