Hacen falta días malos para saber...

Fuente:  Facebook.com