Hacen falta días malos para saber...

Hacen falta días malos para saber...