Querida música: gracias por estar...