Padre: Perdónalos porque no saben lo...