Gracias Dios por estar ahí cuando nadie...