¡El orgullo es una espada que corta muy...