Cuando Dios te talle y sientas dolor, no...