Nos envejece más la cobardía que el...