La soberbia es la herramienta perfecta...